HISTORIA DE LAS IDEAS POLÍTICAS I

Las ciencias históricas o ciencias de la historia, hacen referencia a todas y cada una de las disciplinas científicas que estudian los sucesos del pasado a través de sus diferentes fuentes y metodologías, cuyo concepto enriquece o complementa la tradicional denominación de la historia como disciplina académica, ciencia histórica o ciencia de la historia, y cuyo método propio el de las ciencias sociales, pero también el de las ciencias naturales en un marco de interdisciplinariedad.
 
Las ciencias históricas (también conocidas como "ciencias del origen"), se utilizan en disciplinas como la arqueología, ciencias forenses, geología, biología, etc., estudiando sucesos pasados a través de sus diferentes fuentes para conocer sus características, su cronología, su historia causal y su origen. No necesariamente se encuentra exclusivamente en las denominadas ciencias del hombre, abordando la búsqueda plural de diferentes métodos, ámbitos y tipos de documentación.

Muchas instituciones culturales y académicas,5 así como asignaturas o titulaciones,67 llevan la denominación de "ciencias históricas" en lugar de "historia", ejerciendo como sinónimos de la misma, como el Comité Internacional de Ciencias Históricas (fundado en 1926, con congresos desde 1898), que junto con los comités nacionales de ciencias históricas, conforman la institución internacional más importante de la disciplina académica o ciencia de la historia, como ciencia multidisciplinar e interdisciplinar que estudia el pasado en todas sus dimensiones y en toda su complejidad.
La historia (disciplina que estudia y narra cronológicamente los acontecimientos pasados8) cuenta con dos campos disciplinares fundamentales, pero interrelacionados: la historiografía (estudio de cómo se estudia y se escribe la historia, sus fuentes, obras y autores, y de cómo se ha estudiado. Entendida como ciencia que se encarga del estudio de la historia) y la historiología (como teoría de la historia, su epistemología: ciencias historiológicas de la historia), para lo cual resulta indispensable conocer sus fuentes y metodología. La ciencia histórica o ciencias históricas se construyen sobre ruinas, vestigios, documentos, monumentos, etc. (reliquias); el pasado será, por lo tanto, el reflejo del presente (el reflejo de las reliquias) y no recíprocamente. Las tareas de la teoría de la ciencia histórica o historiología consisten en el análisis de los mecanismos de paso del reflejo [reliquias] a lo reflejado [pasado] para la construcción histórica.9

"Pero esta conexión entre los conceptos de Historia y Ciencia es un fenómeno bastante reciente. Sólo con la Ilustración, durante el siglo XVIII, comenzó el proceso que llevó a la unión de ambos y dio origen a un vocablo compuesto, el de «Ciencias Históricas», para denotar un nuevo tipo de Historia muy diferente a la practicada desde la Antigüedad. Por este motivo, saber hoy qué es la Historia implica a su vez, necesariamente, saber qué son las Ciencias en general; y para ello hay que atender, aunque sea sumariamente, a las reflexiones sobre el tema realizadas por la Gnoseología o Teoría del conocimiento".

Para ser concretos, una ciencia se define a grandes rasgos por la metodología científica que utiliza, que son dos: la inductiva y la deductiva. El método inductivo mixto es la metodología empleada por las ciencias sociales y naturales, y el método deductivo puro es propio de las matemáticas. En relación con este criterio, solo la filosofía y la teología forman parte del listado de las humanidades. Por el contrario, un estudio puede basarse en razonamientos y observaciones aunque no se ajuste estrictamente al método científico, y aún así puede ser de interés.

Muchas de las disciplinas científicas sociales han tenido discusiones epistemológicas respecto a qué es una ciencia. En sus inicios se tomó como modelo de una ciencia a la física y a las demás ciencias naturales experimentales. Sin embargo, con el tiempo se ha identificado la particularidad del objeto de estudio, que es la sociedad, la cual no se encuadra dentro de los métodos y supuestos que estudian las ciencias naturales. En particular los sistemas sociales generalmente no permite la realización de ciertos experimentos en condiciones controladas de laboratorio y en otros casos los efectos predichos son de tipo cualitativo, y resulta difícil establecer límites cuantitativos para dichas predicciones.

Entre la ciencia y la filosofía.

Las ciencias sociales buscan, desde sus inicios, llegar a una etapa verdaderamente científica, logrando cierta independencia respecto del método prevaleciente en la filosofía. En esta coexisten posturas opuestas respecto de algún aspecto de la realidad, mientras que, en las ciencias exactas, ello no es posible. De ahí que las ramas humanistas de la ciencia deberían tratar de imitar, al menos en este aspecto, a las ciencias exactas. William James expresaba, a finales del siglo XIX: «Una serie de meros hechos, pequeños diálogos y altercados sobre opiniones; parcas clasificaciones y generalizaciones en un plano meramente descriptivo….pero ni una sola ley como la que nos proporciona la física; ni una sola proposición de la cual pueda deducirse casualmente consecuencia alguna…. Esto no es ciencia, es solamente un proyecto de ciencia»

Recordemos que toda ciencia debe establecer descripciones objetivas basadas en aspectos observables, y por tanto verificables, de la realidad. Las leyes que la han de constituir consistirán en vínculos causales existentes entre las variables intervinientes en la descripción. Además, el conocimiento deberá estar organizado en una forma axiomática, en forma similar a la ética establecida por Baruch de Spinoza. Tal tipo de organización no garantiza la veracidad de una descripción, sino que constituirá un requisito necesario para que las ciencias sociales adquieran el carácter científico que tanto se busca.

Mario Bunge escribió: «De los investigadores científicos se espera que se guíen por el método científico, que se reduce a la siguiente sucesión de pasos: conocimiento previo, problema, candidato a la solución (hipótesis, diseño experimental o técnica), prueba, evaluación del candidato, revisión final de uno u otro candidato a la solución, examinando el procedimiento, el conocimiento previo e incluso el problema».

«La verificación de las proposiciones consiste en someterlas a prueba para comprobar su coherencia y su verdad, la que a menudo resulta ser solo aproximada. Esa prueba puede ser conceptual, empírica o ambas cosas. Ningún elemento, excepto las convenciones y las fórmulas matemáticas, se considera exento de las pruebas empíricas. Tampoco hay ciencia alguna sin éstas, o ninguna en que estén ausentes la búsqueda y la utilización de pautas».
«Según lo estimo, la descripción sumaria antes mencionada es válida para todas las ciencias, independientemente de las diferencias de objetos, técnicas especiales o grados de progreso. Se ajusta a las ciencias sociales como la sociología, lo mismo que a las ciencias biosociales como la psicología o a la antropología, y a las naturales como la biología. Si una disciplina no emplea el método científico o si no busca o utiliza regularidades, es protocientífica, no científica o pseudocientífica».

Interdisciplinariedad
En la actualidad, existen críticas a la creciente especialización y escasa intercomunicación entre las ciencias sociales. Esto iría en menoscabo de un análisis global de la sociedad (ver Wallerstein 1996).

En la Encyclopedia of Sociology (Borgata y Mantgomery 2000), estudia este tema: La Sociología está poco relacionada con la Psicología social, con la Historia social, con la Geografía humana, con la Política pero debería estarlo más; si está más relacionada con la Antropología cultural, con la Ecología humana, con la Demografía, con el Urbanismo, con la Estadística y con la Filosofía. Dichas relaciones no son en su totalidad, sino en partes o sectores de cada disciplina. La Sociología es la asignatura más abierta a otras aportaciones del resto de las Ciencias sociales y esto lo deducen de las recopilaciones de índices de citaciones en artículos y libros.

El proceso es que en las zonas fronterizas se van creando híbridos y esto es lo que les da coherencia a las necesarias interdependencias o prestaciones. La escasa intercomunicación entre disciplinas aún es más manifiesta entre científicos sociales de los diferentes países, que citan solamente a los de su entorno cultural, o su propio país, y principalmente a los clásicos, cuando de hecho los grupos latinoamericano, europeo y japonés, supera en bibliografía al grupo inglés americano. La transdisciplinariedad es la apuesta que emerge de esta insuficiencia de las disciplinas y lo interdisciplinar.

Ciencia política como disciplina Universitaria.-

Entre los principales escritores contemporáneos que contribuyeron al desarrollo y consolidación de la ciencia política como disciplina autónoma podemos citar entre los más relevantes a Carl SchmittNorberto BobbioLeo StraussRobert A. DahlGabriel A. AlmondMaurice DuvergerHannah ArendtDavid EastonHarold D. LasswellSamuel P. HuntingtonJuan J. LinzArend LijphartSydney VerbaStein RokkanDieter NohlenGianfranco PasquinoGiovanni Sartori o Guillermo O'Donnell, entre otros.

La llegada de la ciencia política como una disciplina universitaria en Estados Unidos es evidente por el nombramiento de facultades y de directores de facultades llevando el título de ciencia política, poco tiempo después de la guerra civil. En 1857, Francis Lieber fue nombrado como el primer Profesor de Historia y Ciencia Política en la Universidad Columbia. En 1880, Columbia formó la primera Escuela de Ciencia Política. La disciplina estableció la Asociación Americana de Ciencia Políticaen 1903. La integración de estudios políticos del pasado en una disciplina unificada es un proyecto en curso, y la historia de la ciencia política ha proporcionado un campo rico para el crecimiento de ambas ciencias políticas (normativa y positiva), con cada parte de la disciplina compartiendo algunos predecesores históricos.

En las décadas de 1950 y 1960, una revolución de conducta haciendo énfasis en el estudio científico y riguroso del comportamiento individual y grupal barrió la disciplina. Al mismo tiempo de que la ciencia política avanzaba hacia una mayor profundidad de análisis y más sofisticación, también avanzaba hacia una relación de trabajo más cercana con otras disciplinas, especialmente con sociologíaeconomíahistoriaantropologíapsicología y estadística.

De manera creciente, estudiantes de conducta política han usado el método científico para crear una disciplina intelectual basada en el postulado de hipótesis seguidas por la verificación empírica y la inferencia de tendencias políticas, y generalizaciones que explican acciones políticas individuales y de grupo. A través de la generación pasada, la disciplina puso un énfasis creciente en la relevancia o el uso de nuevos enfoques y metodologías para resolver problemas políticos y sociales.

En 2000, el auto-llamado Movimiento Perestroika fue introducido como una reacción en contra de los partidarios del movimiento llamado la matematización de la ciencia política. Los perestroikanos se pronuncian por una pluralidad de metodologías y enfoques en ciencia política y por una mayor relevancia de la disciplina para aquellos afuera de ella.



Aplicaciones profesionales.-
·         Análisis FODA (Fortalezas, Oportunidades, Debilidades y Amenazas)
·         Publicidad Política.
·         Investigación y Docencia.
·         Seguridad Internacional y Defensa.
·         Periodismo Político.
·         Recursos Humanos.
·         Asesoramiento Administrativo y de Gestión Pública.
·         Gestor Administrativo
·         Relaciones Internacionales.
·         Investigaciones Sociopolíticas
·         Administración Pública
·         Relaciones Institucionales
·         Relaciones de la administración con derecho político
·         Marketing político



0 comentarios:

Publicar un comentario

Traducir Página

El Autor

Publicidad

Con la tecnología de Blogger.

RESUMEN DE NOTICIAS

INTERNACIONALES

Sentencia caso Odebrecht ponderó la protección de la sociedad y el interés público
SANTO DOMINGO. Los elementos de arraigo y la falta de peligro de fuga no bastaron para evitar que se impusiera prisión preventiva contra 8 de los imputados en el caso de los sobornos de Odebrecht, ya que el juez de la instrucción especial, Francisco Ortega Polanco, ponderó, además, la protección de la sociedad y el interés público.
En su resolución, el magistrado estableció que ha de ponderar el equilibrio entre las garantías del imputado y la protección de la sociedad y las víctimas de la infracción; “más aún, cuando se presume seriamente comprometido el interés público, los valores esenciales de la función pública y su correcto desempeño como eje cardinal de un Estado social y democrático de derecho”.
Indicó que los justiciables son susceptibles de imposición de medidas de coerción, en razón de que los elementos probatorios sometidos por el Ministerio Público son suficientes para sustentar, con probabilidad razonable, las circunstancias exigidas por la norma vigente.
Estimó atendibles los presupuestos (las pruebas) presentados por el Ministerio Público con relación a cada imputado. En el caso de Juan Temístocles Montás, exministro de Economía y Planificación, quien se desempeñaba como secretario Técnico de la Presidencia, que habría recibido sumas de dinero por parte de Ángel Rondón Rijo para asegurar la tramitación y el financiamiento de los préstamos de forma ágil. Además de que la Constructora Norberto Odebrecht le hizo aportes para su campaña de precandidato a la Presidencia de la República Dominicana en los años 2008, 2012 y 2016.
Rondón Rijo habría sobornado a funcionarios y legisladores con la finalidad de beneficiar a Odebrecht en la adjudicación de obras y aprobación de préstamos en la República Dominicana, siendo el principal eslabón en la cadena de sobornos.
Víctor José Díaz Rúa, por su presunta participación en obras como Casabito, Autovía del Coral, Corredor Duarte, Acueducto de Samaná y Acueducto Hermanas Mirabal, habiendo recibido sumas millonarias de parte del imputado Rondón Rijo, mientras se desempeñaba como director del Instituto Nacional de Aguas Potables y Alcantarillados (Inapa) y luego como Secretario de Estado de Obras Públicas y Comunicaciones. Que recibió sumas millonarias y tuvo un incremento injustificado de su patrimonio.
César Domingo Sánchez Torres, en calidad de administrador general de la Corporación Dominicana de Electricidad (CDE), habría firmado el contrato de fecha 30 de octubre de 2002, con Odebrecht, para la ejecución del proyecto Hidroeléctrico Pinalito; en violación de la Ley No. 322 de 1981, al no asociar en ese momento, a la empresa extranjera, con una nacional, para poder participar en el concurso y sorteo de dicha obra; y una vez asegurada la obra, procedió a firmar una adenda al contrato.
Porfirio Andrés Bautista García, como senador por Espaillat y varias veces presidente del Senado, habría influido en la aprobación y ejecución del Acueducto de la Línea Noroeste, diligenciando la aprobación del contrato de ejecución de esa obra, así como el aumento de su costo como supuestas complementaciones para su terminación. Además, habría influido y gestionado la aprobación de los proyectos Hidroeléctricos Pinalito y Palomino; así como el Acueducto Samaná y Acueducto Hermanas Mirabal, en su condición de funcionario público para disminuir el plazo de su aprobación.
Ruddy González, en su condición de diputado y miembro de la Comisión de Hacienda de la Cámara de Diputados, habría influido en la aprobación y ejecución de los proyectos Autopista del Coral, Corredor Duarte I, Carretera de Casabito, Carretera Río Jarabacoa y Corredor Duarte II. Apoyó en las diligencias para la aprobación de acuerdos de financiamiento de dichas obras, y viabilizó todos los proyectos que se conocieron en su gestión, para recibir sumas de dinero de parte del imputado Rondón Rijo.
Máximo Leónidas de Óleo Ramírez, habría influido en la ejecución del Proyecto Hidroeléctrico Pinalito.
Conrado Enrique Pittaluga Arzeno, habría estado involucrado en la aprobación y ejecución de los proyectos Autopista del Coral, Corredor Duarte I, Carretera de Casabito, Carretera Río Jarabacoa y Corredor Duarte II. Además de actuar, según la imputación, como interpósita persona del imputado Díaz Rúa, quien habría firmado un contrato disfraz de consultoría. Asimismo, habría hecho posible la transformación y cesión de la obra Autopista el Coral a la constructora a cambio del 1.25% del valor total de la obra, y que por tanto responde a los intereses de la constructora, y habría sido la misma persona que en fechas 26 de febrero y 21 de abril del 2009.
La decisión aduce que las réplicas de las defensas no bastaron para restar crédito a los elementos presentados por el Ministerio Público.