Reflexión No. 3 (20/5/2016)


La sociedad marca a sus hijos, y en ocasiones pasan sin mucho renombre. Una persona de este pueblo me dijo esta frase: "TRABAJO PARA TODOS Y SOBRE TODO PROGRESO PARA EL PUEBLO" Mas que una expresión que surge de manera espontanea, diría que si haríamos un casting para buscar un término ajustado para lograr crear conciencia a la sociedad de hoy, y a las generaciones venideras, quizás tendríamos que pasar muchas horas, días y tal vez meses para encuadrar una frase que este más ajustada a la realidad. Trabajar para todos es la forma grata de dar a sus semejantes, de servir, entregarse a la sociedad, de preocuparse, crear conciencia, sobre todo en la base del trabajo, del esfuerzo, es decir, plantear un mundo diferente, ese es el reto de la sociedad MONTECRISTEÑA de hoy, no puede ser otro, tenemos que cuajar ya una sociedad de jóvenes que observen a larga distancia, que sean inquietos en sus aptitudes, arranquemos hoy, no hay porque detenernos, no hay una sola razón que lo justifique, ya hemos perdido mucho tiempo y hay que ganarlo en el curso de los años por venir.

Y seguía la frase diciendo: "SOBRE TODO PROGRESO PARA EL PUEBLO". En esta última parte de la frase nos refleja que no debe haber ambición, darlo todo por tu pueblo, por tu terruño, por tus hermanos, démoslo todo por lo que menos pueden, progresemos para él pueblo, en lo intelectual, en lo económico; en fin, todas las actividades diaria, pero progresa para tu pueblo. Si un pueblo no tiene hijos que progresen, siempre será un pueblo sin nombre, los pueblos crecen cuando los hombres y las mujeres que los componen progresan; no tienen nombre, cuando sus actores se detienen a la crítica destructiva, a los celos por el progreso mismo de hermanos, la terquedad social, las imposiciones, las avaricias, la falta de concepto humano y social, y finalmente creer que no podemos, que es el problema nuestro.