Reflexión No. 14 (8/6/2016)

Comercio pujante, muelle, ferrocarril, teléfono y acueducto... ¿Y qué? La ciudad de Montecristi estuvo a la vanguardia desde 1810 en adelante, el primer acueducto, primer ferrocarril y primer teléfono. Experimentó un auge en su desarrollo técnico e industrial, utilizando como materia prima el campeche, guatapanal, aroma y otras como miel, pieles, cera, etc. Abrió un mercado de exportación muy activo a través del muelle donde esta hoy parolí constituido por los productos manufactureros como: telas, máquinas, lozas, zinc, zapatos, etc. Pero todo ese adelanto económico se venía asimilando, es decir, tenía su origen en las práctica en las devastaciones de Osorio en 1605 y 1606, que se arrastraron dos siglos después... ¿Es este un hecho aislado? ¡sencillamente esto sucedió por la riqueza natural de esta zona...! y el fomento del incremento de ese comercio sentaron las bases de un mercado fuerte, y todo ha de resumirse señores en los frentes de Mar que tenemos, desde que Dios nos hizo cielos y tierra, y el destino nos colocó en está Provincia de Montecristi. Si en esos años eramos la cuna económica de la Región del Noroeste y el País, ¿Por qué entramos en decadencia económica? Hoy somos lo que somos, como decía un personaje pintoresco llamado valetó: ¡Na e na!