Reflexión No. 11 (4/6/2016)

¡Máximo Gómez y el Reloj de Montecristi! 1895, año de la llegada del Reloj a Montecristi, pero también zarpa Máximo Gómez de la ciudad de Montecristi a la Guerra de Independencia Cubana, conocida como la Guerra Chiquita, en ese año se cuajó aquí en la Ciudad de San Fernando de Montecristi esos dos acontecimientos que han escrito con letras de oro las páginas de la histórica. Gómez se apremiaba a su viaje con destino a liberar a Cuba, como consecuencia del acuerdo entre él y José Martí, y el reloj en la impronta marcaba las campanadas de aquella noche de ensueños... como queriendo despedirlo; de ahí, que el apóstol dijera: "Este reloj pronto marcará la hora de la independencia de Cuba". Lo que importa es que reflexionemos, para cualquier ciudadano que haya nacido en estas tierras, sin lugar a dudas, el año de 1895 es el más connotado de la historia para nosotros, debido a esas dos escenas de trascendencias históricas, no hay un solo comentario en el universo donde converse un Montecristeño que estos eventos históricos no formen parte. La figura de Gómez y la efigie del reloj no se quedan nunca en una buena conversación. Por eso los/las jóvenes Montecristeños/as deben aprender a conocer la historia de su patria chica, porque esto es aquello, y aquello es esto.